sábado, 6 de mayo de 2017

El rearme de los burócratas




Con la llegada de la Democracia, la burocracia kafkiana de la época de Franco  da paso a una simplificación de los trámites burocráticos para facilitar la vida a los ciudadanos. Así ha sido hasta que en los últimos años los burócratas parecen haberse crecido y rearmado. 
Nuevamente los ciudadanos tenemos que perder tiempo en papeleos de dudosa utilidad.

-Cada vez que abrimos una página web tenemos que aceptar la política de cookies. Cada vez que llamamos por teléfono a una empresa debemos escuchar toda una serie de condiciones legales para que nos escuchen.
-Los profesores de Universidad y los profesores en general, de por sí saturados de trabajo, deben rellenar ahora extensos formularios en los que dan cuenta de su actividad sin que se sepa muy bien para qué.
-En el colmo del delirio burocrático, hoy hace falta un impreso del banco para que nos autorice a emitir una factura a una empresa, del mismo modo que si quiero matricularme en  una asignatura debo rellenar un impreso en el que autorizo a la Universidad a que me cobre sus tasas.
 Imaginen ustedes si eso se extiende y debemos autorizar al frutero por escrito para que nos venda un kilo de tomates. Vamos camino de ello.



3 comentarios:

Odranoel dijo...

Carlos

De antaño, te recuerdo, que los propios bedeles de los organismos oficiales vendían las pólizas para evitarte el paseo hasta el estanco más próximo, pues cualquier escrito presentado debía de ir con su correspondiente póliza, y algunas veces con los sellos"voluntarios" de los colegios de huérfanos

De hogaño, decirte que es kafkiano el sistema de cita previa, pues algunas veces se puede dar el caso que se haya pedido para otro trámite por error y se debe volver a pedir cita, y sin importar que estés presente en la oficina y los administrativos de brazos cruzados porque están sin citas pendientes, ¡AH! y alguna vez has de pedir la cita por teléfono aunque este dentro de la propia oficina.

Un fuerte abrazo

Carlos Osorio. dijo...

Saludos, Leonardo.Es cierto, en algunos sitios, los bedeles vendían las pólizas, en otros no. Lo de la cita previa va mejorando aunque en algunos asuntos como renovar el DNI es un viacrucis.

Manuel dijo...

Interesante entrada, porque veo que mi ""indefensión"" ante cualquier tramite sencillo en los que te traspasan a ti la responsabilidad de los errores que pueda cometer cualquier organismo, publico o privado ralla en la locura, y por poner solo un ejemplo, cuando llamas al servicio de reclamaciones de cualquier organismo, no hablas con una persona, primero te sale la voz en off, que te reclama una serie de datos, para luego decirte que la conversación, puede ser grabada y que tus datos, pasan a un fichero de la entidad, y serán de su propiedad, salvo que inicies los tramites en la agencia de protección de datos para rectificación de los mismos.Y ya no hablo de los teléfonos móviles o Internet, donde para pasar de pagina, tienes que aceptar las condiciones que te impongan. en fin.......... una locura, creo que vamos hacia un mundo de robots donde el menor pensamiento, es detectado y combatido por el stablisment.
Un cordial saludo