miércoles, 30 de septiembre de 2015

Cabeza de chicle.



Cuando camino por la ciudad, a veces miro hacia arriba, a veces de frente y a veces hacia abajo.
Camino por la calle Santa Cruz de Marcenado. De repente mis ojos notan algo extraño. En una baldosa de la acera, hay un chicle aplastado que tiene una forma muy peculiar.
¿Ves una cabeza con su pelo, su ojo, su nariz y su boca, o solo la veo yo?



martes, 29 de septiembre de 2015

El fantasma sin cabeza de San Ginés



En el año de 1353, unos ladrones penetraron durante la noche en la madrileña iglesia de San Ginés, en la calle del Arenal.
Con gran sigilo, se apoderaron de los valiosos objetos litúrgicos: cálices, crucifijos, candelabros y los fueron introduciendo en un saco.
Ya se iban a marchar, cuando un anciano que se quedaba allí por las noches a rezar les paró los pies.
-¡Alto ahí. Devuelvan los objetos sagrados!
-¡Quítese de en medio, viejo! Le contestaron.
-¡Esto no os lo lleváis si no es por encima de mi cadáver!
Los ladrones, viendo que aquel anciano les podía delatar, lo llevaron a rastras ante el altar de la Virgen y allí, con la ayuda de un hacha, le cortaron la cabeza.

Aquel robo sacrílego agravado por el crimen conmocionó a los vecinos del Madrid medieval.
El rey Pedro Iº el Cruel ordenó la búsqueda y captura de los culpables; pero tras semanas de pesquisas estos no aparecían. Finalmente, el fiero monarca designó como culpables a un grupo de infieles que fueron decapitados y sus cuerpos arrojados a un barranco.

Dicen que los fantasmas se aparecen mientras no se esclarece el motivo de su muerte o mientras no se castiga al culpable. El caso es que, desde el siglo XIV, un fantasma sin cabeza se aparece a los paseantes en las noches oscuras y brumosas.


Foto B/N: Iglesia de San Ginés a comienzos del S. XX.

lunes, 28 de septiembre de 2015

La torre del BBVA, de Sáenz de Oiza




Vamos a hablar hoy de uno de los mejores rascacielos de Madrid, la torre de Sáenz de Oiza para el banco de Bilbao, junto a Nuevos Ministerios.



Francisco Javier Sáenz de Oíza construyó este edificio de 102 metros entre 1979 y 1981.
Está situado sobre los túneles del ferrocarril Atocha-Chamartín. Ello obligó a colocar los cimientos a caballo de ambos túneles, como si la torre cabalgara sobre el tren. 



El edificio se apoya en dos núcleos verticales de hormigón armado por cuyo interior circulan los ascensores. Estos dos troncos sostienen varias plataformas  de hormigón, una cada cinco plantas, en las que se apoyan cuatro plantas con estructura metálica. Salvo los pilares metálicos, las plantas son diáfanas, abiertas, en torno al núcleo central de ascensores, escaleras y servicios. Ello permite disponer la distribución de los espacios del modo que cada propietario decida.


Los parasoles metálicos que rodean cada piso son de acero corten auto-oxidante, lo que le da ese aspecto característico. Es como si cada planta tuviera su boina de hierro que le protege del sol.


Francisco Javier Sáenz de Oíza, (1918-2000) Navarro de nacimiento y madrileño de adopción, es el autor de otra de las mejores torres madrileñas: Torres Blancas, donde él vivió.



El edificio mide 102 metros de altura, y consta de 28 más entreplanta y sótanos. Costó 3.000 millones de pesetas.  Es el único edificio con nivel de protección 1 en AZCA.


El edificio tiene una ligera influencia la Torre de los Caballeros de K. Roche y la Torre Johnson de F. Lloyd Wright.





sábado, 26 de septiembre de 2015

El independentismo visto por El Roto


Todo nacionalismo es una suerte de neurosis colectiva, y ante tal dolencia me parece un bálsamo necesario el humor inteligente de Andrés Rábago, El Roto.



















viernes, 25 de septiembre de 2015

En bruto: J.J. Vaquero e Iñaki Urrutia el el teatro Alcázar



Una excelente oportunidad para echar unas carcajadas con uno de los mejores humoristas de la nueva hornada: J.J. Vaquero, al alimón con el extraordinario Iñaki Urrutia.
No dejan títere con cabeza, dinamitan todo lo políticamente correcto, se ríen hasta de sí mismos y el público lo agradece.
Ambos intercalan sus propios monólogos con diálogos a lo largo de hora y media. Antológico el gag de los calzoncillos de Vaquero. Brillantes los momentos en que Urrutia hace de sensato y Vaquero de pirado, que habrían de extenderse más, pues hace falta más diálogo en la escena madrileña tras largos años de monólogos. Puestos a proponer, pediría menos chistes verdes, puesto que a ambos les sobran recursos para explorar otros caminos del humor. Lo dicho: vale la pena ir a reirse con ellos.

C/ Alcalá, 20. Metro Sevilla.

Hasta el 29 de diciembre de 2015. Los Martes a las 20:30 horas



De fuera vendrá, en el Infanta Isabel



Merece la pena esta comedia de enredo, muy característica del Siglo de Oro y sin embargo perfectamente moderna. Es un texto fluido, ágil, rimado, con un enredo divertido, original de Agustín Moreto. Moreto une lo aprendido de Calderón y Lope y resuelve la comedia con maestría.
Modernizar el vestuario no me parece imprescindible, habida cuenta del disfrute que supone contemplar los trajes de época. El elenco está bien elegido.
Los martes, hasta el 13 de Octubre, en el Teatro Infanta Isabel

jueves, 24 de septiembre de 2015

Las 4 rutas de reparto de Mahou



Hace un año, la empresa  Mahou me encargó que redactara el guión de cuatro rutas para contar la historia de Cervezas Mahou y sus conexiones con la vida cultural, gastronómica y deportiva de Madrid.
Esas cuatro rutas, que ahora comienzan su andadura, son las siguientes:

R-1: Mahou y la modernidad: 125 años.
R-2: Mahou y la gastronomía. Ruta Cornelius.
R-3: Mahou y el deporte. Ruta Sportif.
R-4: Mahou y la Cultura. Ruta Pombo.

Apúntate a los repartos de Mahou!!

Los recorridos incluyen viaje en furgoneta, visita guiada y consumiciones, y cuestan 15 €.
Vale la pena conocer la historia de Mahou, pues además de ser la historia de una cerveza muy ligada a Madrid, Mahou promovió la cultura, potenciaron el desarrollo del teatro, el cine y la fotografía, así como el deporte. Estuvieron presentes en la vida madrileña de todo el siglo XX y aquí siguen.



miércoles, 23 de septiembre de 2015

La Movida Madrileña, 3



La Movida editorial no se quedó a la zaga. Encabezadas por "Madrid me mata" y "La luna de Madrid" decenas de revistas y fanzines se editaban y se vendían por todas partes.
 En el mundo de la pintura floreció la Nueva Figuración Madrileña, y destacaron pintores como Pérez Villalta, Carlos Franco, Costus, El Hortelano, Martín Begué, ...


Aquella fue una de las épocas de oro de nuestro cómic, especialmente del cómic underground.


Algo realmente fantástico de la Movida fue que coincidieron en el tiempo y en el espacio movimientos estéticamente renovadores con una búsqueda del pasado y de las tradiciones. 
Se investigó el folklore, el habla, las costumbres y las tradiciones de nuestra tierra.
Hubo una verdadera pasión por encontrar lo mejor de las épocas pasadas. 
Así como hoy se busca en anticuarios y contenedores el diseño de los años 70, en los tiempos de la Movida se buscaba todo lo relacionado con la Belle Époque y los años veinte. Había nacido el culto a lo vintage. Y es que la modernidad bien entendida empieza siempre en el pasado.


No todo en la Movida fueron luces. Quizá la sombra más negra fue la guadaña de la heroína y otras drogas duras que diezmaron a la gente más débil. La falta de límites y de normas engulló la faceta creativa y lúdica de la Movida.


1986 está considerado como el año en que se desinfló la Movida. Ese año muere el alcalde Tierno Galván, se cierra la sala Rockola, se critican los gastos superfluos como el "Tren de la movida, de Madrid a Vigo", la sociedad se estremece ante el daño causado por las drogas. 
La resaca de una fiesta que duraba demasiado es quizá la verdadera causa.
Esto decía un cronista de La Luna de Madrid:
“A finales de 1985 se había acabado todo. Las celebridades se tomaban la vida en serio, había terminado la frivolidad y los trepas volvían a fregar platos”


Pero el saldo de la Movida, a pesar de todo, era positivo:
Madrid se había convertido en una ciudad de referencia en Europa.
Una ciudad que creaba el mejor arte, el mejor diseño, la mejor música, la mejor gastronomía y la mejor diversión.


Y si solo pudiera quedarme con una sola cosa de la Movida, me quedaría con esta canción.






martes, 22 de septiembre de 2015

La Movida Madrileña, 2



La palabra "movida" venía del mundillo lumpen y carcelario. Movida significaba que había que salir corriendo porque llegaba la pasma. Al ponerse de moda esta palabreja, comenzó a usarse para todo. Movida era algo bueno y algo chungo, algo divertido o algo horrible, ir de movida era ir a comprar sustancias estupefacientes, en fin...menuda movida, troncos!


En los años 1976 a 1980, la Movida funcionaba sobre todo en determinados bares musicales donde pululaban los noctámbulos iniciados con artistas y con la gente de los nuevos grupos musicales (La Vaquería, El Pentagrama, Stone, O' Clock, People, La Vía Láctea...)


Fue en febrero de 1980, a raíz del festival homenaje a Canito (batería del grupo Tos, luego llamado Los Secretos, que había fallecido en accidente), cuando la Movida empezó a ser conocida popularmente.
Un año después, el Concierto de Primavera en la Escuela de Arquitectura congregó a decenas de grupos y a 15.000 espectadores.


La labor de las emisoras de radio y T.V. fue determinante para que La Movida fuese conocida por los madrileños: Popular FM, Onda 2 Radio España FM, Radio Juventud, Radio 3, Popgrama, La Edad de Oro...En la barra del Penta y de otros garitos, los músicos entregaban a los pinchadiscos las maquetas que acababan de grabar esa misma tarde en un garaje. Nunca la música rock ha tenido un momento creativo tan desbordante en nuestro país.


Estos son algunos de los nombres, pero hubo muchos más:

Alaska y los Pegamoides, Paraíso, Radio Futura, Nacha Pop, Los Secretos, 
Burning, Ejecutivos Agresivos, los Elegantes, Zombies, Aviador Dro, Los Bólidos, 
Los Nikis, Parálisis Permanente, Derribos Arias, Glutamato Yeye, Polanski y el Ardor, La Mode, Las Chinas, Rubí y los Casinos, Gabinete Caligari, Los Coyotes, 
Loquillo y los trogloditas, El Último de la Fila, los Desechables, Mecano, Azul y Negro, Tino Casal, La Unión, Malevaje, Tequila, Ramoncín, Siniestro Total, Golpes Bajos, Farenheit 451, Los Monaguillosh, Décima Víctima, Flash Strato, Los Pistones, Alphaville, Espasmódicos, Larsen, PVP, Zoquillos, Los Modelos, Tótem, La UVI, Mermelada. Clavel y jazmín, la Orquesta Mondragón, Glamour, Farmacia de Guardia, y los grupos del sello Chapa Discos: Cucharada, Leño, Topo, Barón Rojo, etc...


Y las salas de conciertos donde actuaban todos estos grupos eran:
La Escuela de Caminos, los Colegios Mayores, el Teatro Barceló, el Teatro Martín, La sala Rock Ola, Carolina, El Sol, El Jardín, Marquee, El Escalón, Maravillas, Yastá, Elígeme....


Desde el Ayuntamiento se apoyaba decididamente la cultura.


Y la gente comenzó a venir a Madrid desde todas partes para participar en la fiesta.


Una fiesta que según algunos se terminó en 1986


Y según otros, todavía no se ha terminado.



lunes, 21 de septiembre de 2015

La Movida Madrileña, 1


Cuadro de Guillermo P. Villalta

1976 está considerado como el año del inicio de la Movida Madrileña. La Movida fue una fiesta que duró una década, pero nunca llegó a desaparecer del todo. De hecho, en aquel momento se estrenaron modos de vivir, de vestir, de relacionarse y de divertirse que, en lo esencial, no se diferencian demasiado de los actuales.
En realidad la Movida no fue una sola, hubo muchas movidas juntas. Por un lado la Movida creativa (Música, pintura, cómic, cine...) Por otro lado la Movida socio-política, en un país que estrenaba cotas cada vez más amplias de libertad (los progres, los cantautores, las revistas, el asociacionismo). Estaba la Movida de las tribus urbanas, cada una con sus rituales (Rockers, mods, punkis, heavys,...), La Movida de la fiesta, la Movida del desmadre (el sexo, la peligrosa droga, el alcohol),...


Todo tuvo su importancia, aunque a mí me sigue pareciendo que la Movida más importante de todas fue la Movida cultural, aquella explosión de música (cientos de grupos nuevos cada año), arte, arquitectura, literatura...y dentro de la Movida cultural, la búsqueda de lo madrileño.
Madrid se reinventó y aprendimos a valorar nuestra ciudad. Madrid no quería ser Nueva York ni Tokio, quería ser Madrid. Se rehabilitaron los edificios históricos, 
se crearon centros culturales y museos, se recuperaron las fiestas y verbenas...


Había tantas ganas de hablar y de poder opinar, tras largos años de dictadura, que surgieron toda una serie de cafetines donde la gente se tiraba horas raja que te raja. El primero fue el Café de Ruiz, y luego vinieron el Manuela, Pepe botella, El Foro, Estar, Ajenjo, Isadora, La Aurora, El Despertar...



Y fue por entonces cuando en el resto del mundo comenzaron a escuchar el nombre de Madrid, como una ciudad acogedora, activa y divertida.






jueves, 17 de septiembre de 2015

Pierre Bonnard en la Mapfre


Pierre Bonnard

Fundación Mapfre


Del 19 de Septiembre al 10 de Enero

Pierre Bonnard (1867-1947) fue uno de esos pintores que lograron despistar a todo el mundo.
Parecía que no pintaba muy allá, y sin embargo dominaba todos los aspectos de la pintura, especialmente el color. Parecía que pintaba de una forma melancólica y desvaída y sin embargo pintaba con pasión y con alegría.


Bonnard fue una figura decisiva en torno al nacimiento del arte moderno y, a la vez, un artista cuya producción, profundamente personal, es difícilmente clasificable. Miembro fundador del grupo simbolista de los nabis, sus aportaciones resultan fundamentales para comprender la transición entre el post-impresionismo y el simbolismo, en un momento en el que la pintura estaba sufriendo una revolución radical a través del color.


Esta muestra es la primera retrospectiva que se realiza en España sobre la obra de Pierre Bonnard en más de treinta años. La muestra presentará alrededor de ochenta pinturas, una docena de dibujos y medio centenar de fotografías –en su mayoría nunca vistas en nuestro país.

Fundación Mapfre
Paseo de Recoletos, 23
Hasta el 10 de Enero de 2016.

Horario:Lunes de 14:00 a 20:00 h. 
Martes a sábado de 10:00 a 20:00 h. 
Domingos/festivos de 11:00 a 19:00 h. 

Entrada gratuita.