sábado, 31 de mayo de 2014

Ribera de Curtidores



Siempre me ha encantado este rincón del Rastro en el que destacan esas casitas bajas, como de pueblo, que en buena parte aún se mantienen gracias a que en época de Tierno Galván se rehabilitaron.
En la foto, perteneciente al Archivo Ragel, vemos al fondo la iglesia de San Cayetano y en primer plano dos tiendas especializadas en muebles. Esto nos recuerda que el Rastro fue el lugar donde se compraban muebles baratos desde el siglo XIX, hasta que apareció el IKEA y todo esto cambió notablemente. En la casa de la derecha vemos el taller de un guarnicionero. Guarnicionero es el que trabaja el cuero, un oficio muy relacionado con el de los curtidores, y es admirable que desde el siglo XVI curtidores y guarnicioneros hayan permanecido en el mismo lugar (Aún existen dos guarnicionerías en la parte baja de la Ribera de Curtidores)

Foto Ragel.

2 comentarios:

Begoña dijo...

¡Es preciosa esta foto!. A mí también me encanta este rincón.que pena todo lo que ha terminado desapareciendo. Sniff... ¡Un abrazo!.

el osorio dijo...

Un abrazo, Begoña!