miércoles, 21 de mayo de 2014

El palacio del marqués de Gaviria




Manuel Gaviria y Douza, Marqués de Gaviria y Conde de Buena Esperanza, fue un financiero que hizo fortuna con la bolsa y decidió dejar su casa en la calle Mayor para vivir de un modo más exquisito en la calle Arenal. Para ello, en 1846 encargó al arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel la construcción de un palacio urbano de estilo clasicista influencias italianizantes.
El palacio fue inaugurado en 1851 con un baile presidido por la reina Isabel II. Al parecer la reina mantuvo una estrecha amistad con el financiero. 


El elemento arquitectónico moderno lo aporta la viguería de hierro del palacio, especialmente los excelentes patios de luces con columnas y barandales de forja.


Estaba prevista la iluminación natural de estos espacios interiores gracias al techo acristalado.
La creación en 1942 de un complejo de tiendas de decomisos desnaturalizó un tanto este palacio, que pese a su protección declarada en 1977 ha sufrido algunos desaguisados posteriores como esas tuberías rojas que se aprecian en la foto.
Los decomisos, o tiendas que originalmente vendían artículos decomisados en las aduanas, perdieron su popularidad al generalizarse las tiendas chinas, aunque todavía subsisten varios comercios en el palacio.


A la planta noble del palacio se accede a través de una escalinata.
El principal componente decorativo son los estucos, técnica artesanal muy elaborada que permite calidades similares a los mármoles.


Además, varios techos poseen pinturas de Joaquín Espalter, el pintor palaciego de moda en la época isabelina.


Escayolas, grandes espejos y lámparas de bronce completan la decoración.


En 1991 se instaló en la planta noble una discoteca que, en sus primeros años, tuvo sus mejores tiempos, dedicándose a los bailes de salón. Posteriormente fue perdiendo glamour, en la misma medida en que lo fue perdiendo el estilo de la música y del baile.


Tan pronto cerrado como abierto, (al parecer funciona ocasionalmente como discoteca de eventos) este espacio histórico nos acerca al estilo palaciego del siglo XIX con una decoración realmente singular.


El palacio de Gaviria está en la calle Arenal, 9.

Fotos 2, 3 4, 5, 6 y 9: Ramón Rubio Moreno
Foto 1: Wikipedia.