viernes, 30 de mayo de 2014

El origen del nombre de El Rastro



 La palabra rastro significa matadero, y en este lugar de Madrid se estableció a fines del siglo xv el primer matadero municipal: el Matadero Viejo de la Villa.

Así lo describía Covarrubias Orozco en su libro "El tesoro de la lengua castellana o española", de 1611: «El lugar donde matan los carneros… díxose Rastro porque los llevaban arrastrando, desde el corral a los palos donde los degüellan, y por el rastro que dexan se le dio este nombre al lugar».


Lógicamente había dos tipos de «rastro», uno: el rastro o huella que dejaban las reses en el suelo al ser arrastradas desde los corrales hasta los palos donde las degollaban, y otro
 al ser trasladadas a las casetas donde se desollaban y despiezaban. En
todo caso, la palabra rastro es sinónimo de matadero. Por ende, las personas que se encargaban
de traer el ganado al rastro o de vender la carne y los despojos de los animales se
llamaron rastreros. Entre ellos, tuvieron fama las rastreras, mujeres bravías que vendían las
asaduras a pie de matadero. Espantando las moscas con su enorme cuchillo, las rastreras
voceaban: ¡Vaya entresijos, vaya manitas, vaya lengua, vaya mondongo que tengooo…!

Del libro: "Lavapiés y El Rastro" de Carlos Osorio.


1 comentario:

Mark de Zabaleta dijo...

Realmente interesante...

Gracias