jueves, 3 de octubre de 2013

El Palacio de los Bauer, 2.


Vamos a conocer algunas de las obras de arte que adornaron el palacio de Bauer.


La reciente exposición en Madrid sobre la obra del escultor Benlliure nos ha permitido ver por primera vez dos de las esculturas que embellecieron el palacio Bauer.
La primera de ellas es el busto de bronce que encargó Gustavo, el hijo de Ignacio Bauer, a Benlliure para homenajear a su padre.
Este busto estuvo en el llamado Saloncito Bauer, que fue diseñado por el propio Mariano Benlliure.


La escultura que presidía el saloncito es una de las mejores obras de Benlliure. Se titula "Idilio" y muestra una pareja de pastorcillo, quizás Dafnis y Cloe, con una sutileza y un rtimo compositivo que nos recuerda a la obra del gran Canova.


Se trata de un palacio cuya decoración es por sí sola una gran obra de arte.





12 comentarios:

Carlos dijo...

Muy interesante el artículo. Te dejo el enlace de mi blog por si quieres ver la foto del Panteón Bauer en la entrada del Cementerio de los Ingleses de Madrid. Un saludo!!

www.descubriendomayrit.com

el osorio dijo...

Gracias, Carlos. Tomo nota.

Anónimo dijo...

No hay ningún misterio... el Sr. Bauer, influído por la sociedad que le rodeaba, decidió convertirse al catoliciscmo y sus socios judíos, le arruinaron ipso-facto. Busca su partida de bautismo -tardío- y lo comprobarás.

el osorio dijo...

Muchas gracias por el dato, la verdad es que es la principal clave para resolver el misterio.

Anónimo dijo...

De nada. Me alegra haberte ayudado. Cuando tengas la partida de bautismo publica la fecha y todo te cuadrará. No se ni donde ni cuando se bautizó, pero fue antes de la Guerra de 1936, posiblemente entre 1920 y 1936. Habría que mirar fechas en el Cementerio inglés pues allí tuvieron su panteón como alguien ha dicho anteriormente.

Explorador dijo...

Hola a todos,
No es cierto en absoluto lo que dice ANONIMO sobre el motivo de la conversión al catolicismo en la quiebra de la Banca Bauer. Eso es un bulo inventado por el desconocimiento absoluto de esta familia. El primer Bauer ( el del busto de Benlliure )se instaló en Madrid en 1848 y se sucedieron dos generaciones más de banqueros hasta la quiebra debida a la crisis de 1929, entre hijos y nietos suyos hablamos de unas diez personas. Hubo en esos años algunas conversiones de sus miembros todas realizadas por convinción, estos no se dedicaron a la banca familiar. Los que continuaron con la profesión de banqueros todos ellos en Madrid continuaron profesando la religión judía hasta su muerte. Los últimos Bauer banqueros, dos hermanos por cierto y ambos judíos hasta su muerte, se arruinaron en 1931, a consecuencia de los efectos devastadores de la crisis de 1929. Los demás Bauer católicos, al no participar en la Banca no sufrieron curiosamente esa ruina, todo lo contrario pués a lo ha comentado ANONIMO y alguno más fuera de este blog. Los judios se arruinaron y los católicos no.

La historia de la Banca está recogida en el siguente libro, el cuál al ser un estudio sobre ella, se centra principalmente en los miembros banqueros pero aparecen todos:
Libro: López-Morell, Miguel, A. (2005): "La Casa Rothschild en España". Madrid: edit. Marcial Pons

Espero haberos aclarado "la gran incógnita" pués se ha escrito mucho sobre el tema y casi siempre erróneo.

Anónimo dijo...

Gustavo falleció en 1916 y pasó el testigo de la Agencia a sus dos hijos mayores,
Ignacio y Alfredo Bauer Landauer, que apenas contaban 25 y 23 años, ante las
reticencias de los Rothschild, que desconfiaban de la capacidad de ambos jóvenes y de
las posibilidades reales de la familia para continuar con su representación en España

Anónimo dijo...

Efectivamente esos fueron los dos últimos banqueros de la familia, de los cuales no queda actualmente ningún descendiente en España. Al principio, debido a su edad, sus parientes Rothschild dudaron en su capacidad como indican las fuentes, pero la buena formación que tenían y sobre todo las estrechas relaciones con los poderes en España, hizo que finalmente optasen por continuar con ellos. Durante los años 20 funcionaron bien y dieron buenos beneficios, pero la crisis del 29 fué demasiado para ellos y no supieron reaccionar. Aún así, según consta en hemeroteca, a pesar de la quiebra económica formal en 1931, tanto Alfredo como Ignacio fuera ya de los cirtuitos financieros continuaron en España llevando una vida normal dedicaca a la cultura e intelectualidad. Alfredo emigró con su familia a causa de la guerra civíl y no volvió a España. Ignacio vivió en Madrid hasta finales de los años 50 dedicado a la docencia ( tenía varias carreras universitarias y era doctor en derecho e historia ) además de su labor como miembro de las Academias de Historia, de Doctores de España la cuál fundó, y San Fernando así como de otras instituciones. Al jubilarse se retiró a vivir a Suiza con su mujer donde falleció en 1961 y no tuvo descendencia.

el osorio dijo...

Muchas gracias por vuestras aportaciones que sin duda esclarecen lo que se buscaba.

Anónimo dijo...

Eduardo Bauer se convirtio al catolicismo en 1924 para poder casar.
Pertenecio a la Comision Liquidadora de la compania fundada por su abuelo Salomon Bauer... mas clarito...

Anónimo dijo...

Eduardo Bauer NUNCA formó parte de la banca familiar, con 22 años se convirtió al catolicismo al igual que hicieron su madre y sus tíos. Perteneció a la comisión liquidadora de la compañía en calidad de ACREEDOR, junto a los Rothschild entre otros. Esto de debe a que ayudó economicamente a sus hermanos ( los banqueros Ignacio y Alfredo )al comienzo de los problemas financieros y al suspender pagos estos fué incluído en la comisión liquidadora como un ACREEDOR más de la Banca Bauer. ( ver libro de Lopez-Morell). Acreedor por si alguien confunde el término es al que le deben dinero, no el que lo debe. El catolicismo no tiene nada que ver en la quiebra Bauer aunque algunos sigan empeñados en lo contrario no se con que intención. Los últimos banqueros, los hermanos Ignacio y Alfredo NO ERAN CATÓLICOS, y estos fueron los que quebraron.

Oria de Rueda dijo...

Muy buena aclaración