viernes, 4 de octubre de 2013

El derecho de ir al cine




El derecho a disfrutar de la cultura se está resintiendo debido a la continua desaparición de las salas de cine. Madrid ha perdido el 90% de sus cines y los cierres no cesan. Las políticas de desprotección, la permisividad con la piratería y la fuerte presión fiscal están contribuyendo decisivamente a la desaparición de los cines. Los propietarios de salas de cine han entrado en un círculo vicioso de difícil salida: cada vez tienen menos ingresos, por lo que han de subir los precios, y esta subida contribuye a que acuda cada vez menos público. 
De no producirse un cambio de actitud de nuestros responsables públicos, los cines van a desaparecer. Ante la pasividad de las autoridades, se está conculcando el derecho de muchos ciudadanos que desearían poder realizar una actividad hasta ahora tan normal como el hecho de ir al cine a ver una película.

En la foto: los Renoir Cuatro Caminos, cerrados esta semana.


6 comentarios:

Elemigrante dijo...

¿Y qué ocurre con esas personas que opinan que el cine es un mero entretenimiento de masas y que como tal está sujeto a las modas de las masas? Efectivamente, es una manifestación cultural, como también lo fueron la ópera, la zarzuela barroca o el más popular "género chico". Y esas manifestaciones, antaño tan populares como lo es a día de hoy el cine, fueron desbancadas por lo que vino después. Tal vez le haya llegado el turno al cine, que se ahoga en tanto proteccionismo.

Yo personalmente encuentro las películas demasiado largas y aburridas como para captar mi atención, y recientemente se está dando el caso de gente que prefiere las series a las películas, ya que estas ofrecen un entretenimiento más constante, y menos cargado del esnobismo del que se ha ido rodeando de un tiempo a esta parte el cine. Hay quien quiere ver una elaborada obra de arte en lo que no es sino un producto cuyo fin último es ganar dinero, incluyendo a esas productoras "independientes" que viven de los fondos públicos.

Por último, supongo que los amantes del cine en Madrid siempre tendrán a su disposición Filmoteca Nacional en los antiguos cines Doré.

Un saludo.

el osorio dijo...

Hola, Emigrante. No creo que la ópera y la zarzuela hayan pasado de moda. En cuanto al género chico, simplemente se ha reducido, las obras de una hora pasan hoy a 15 minutos. Cuando hablo de desproteger los cines no me refiero a subvencionarlos, sino a respetar los espacios culturales y a impedir la competencia desleal y letal de la piratería. Si los cines no ganaran dinero me temo que se dedicarían a vender ropa, cosa que ya está sucediendo a pasos agigantados. En cuanto a gustos, el que no le guste que no vaya, pero que no nos joroben a los que nos gusta. Gracias por tu opinión.

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

También me parece preocupante el cierre de salas, aunque no es el único problema que veo. Cierrtamente, muchas salas han desaparecido, sobre todo en los últimos años. Y las que aún funcionan tienden a ubicarse en centros comerciales (ya no sabemos divertirnos sin consumir, consumir y consumir) y lo que es más grave, a formar parte de grandes grupos en los que la cadena producción-distribución-exhibición está en las mismas manos.
¿Dejaremos de poder ir al cine? De momento creo que no. Lo que me temo es que solo podremos ver las películas que los dueños del cotarro decidan que son más rentables. Algo similar a lo que está pasando con la ropa e incluso con los cafés. Los comercios tradicionales están desapareciendo y en su lugar encontramos, en cualquier ciudad, las mismas franquicias. Todo se uniformiza.
En algún momento pensé que con el cambio tecnológico los «independientes» (que reciben menos fondos públicos que la Duquesa de Alba) tendrían más fácil el acceso a las pantallas; ahora cada día soy más pesimista en ese aspecto.
Es verdad que los costes se han reducido de forma más que notable, pero las multinacionales también lo van a tener mucho más fácil para hacer llegar sus productos a todos los rincones.
Tampoco creo que fuera muy acertada la política de subvención para la mal llamada «digitalización» (1) de las salas promovida por González-Sinde. Tiene su lado positivo para los exhibidores que se veían con el agua al cuello. Lo malo es que algunos de esos exhibidores utilizan los nuevos equipos para presentar óperas, conciertos y (todo puede ir a peor) partidos de fútbol. La perjudicada en esto es la raquítica industria de nuestro cine nacional.
En fin, un asunto muy complejo ya que no solo es un negocio; también, como ya se ha dicho, una manifestación cultural y muchos «esnobs» lamentaremos que solo sobrevivan las películas de ruido, tiros y efectos especiales gratuitos.

Francisco J. Rueda Clausell dijo...

A mí me gusta el cine y sigo asistiendo, antes en España con amigos, después con mi esposa y ahora con ella y mi hijo en otro país. Y según recuerdo, o veo donde resido ahora, cada vez hay menos salas de cine y más multicines en centros comerciales.

Por desgracia, como en cualquier actividad comercial, la competencia puede hacer mucho daño a los que no quieren o no pueden evolucionar. No sé si hayan cambiado y esté equivocado, pero la última vez que fui a una sala de cine en Gran Vía los asientos me parecieron como de liliputienses al lado de los más modernos. Y ya que, como bien han dicho en el artículo, los precios cada vez están más altos, yo personalmente prefiero ir al cine a ver cómodamente películas que aprovechen el sonido e imagen de la sala (y a cines que aprovechen eso de las películas). En este caso el tamaño sí importa.

En cuanto a lo de la Ópera o la Zarzuela, depende de lo que se entienda por pasar de moda ;-).

el osorio dijo...

Hola, Jeremías, muy interesante tu reflexión. En todo caso, como bien dices, el cine no es simplemente consumo, como nos repiten quienes gobiernan, sino que es arte, y el arte, aunque haya que pagarlo para que los artistas puedan comer, es algo que trasciende el ámbito del mercado.

el osorio dijo...

Hola, Francisco, no te preocupes esos cines con asientos incómodos prácticamente han desaparecido. Ahora para mucha gente solo queda coger el coche para ir a un centro comercial.