martes, 26 de marzo de 2013

El taller del imaginero. 2



El taller del imaginero Antonio José Martínez, en la calle Segovia, es todo él una obra de arte.
Al caminante le encanta ver cómo los objetos, los proyectos de tallas, las herramientas, el barro y la madera componen por pura aproximación a lo bello sus propios conjuntos escultóricos llenos de originalidad.
¿Será casual? ¿Será que el arte es mágico?


El taller del escultor es una de sus mejores obras de arte.


Se diría que las piezas tienen vida propia.


Como en la propia naturaleza, los objetos de arte van creando un universo regido por la pasión y la armonía hasta que cada uno se sitúa en su lugar y vibra la armonía.


Los objetos se unen...


se desunen...


Vagan por el cosmos convertidos en imaginaciones hasta que los atrapa el imaginero y les otorga una misión. Y si logra que las imágenes creadas reciban el soplo divino, entonces podrán emocionar a cualquiera que las mire.


Y la gubia y el cincel, el trépano y la escofina, siguen horadando la madera sin que sepamos muy bien de dónde sale el impulso que dirige la mano del escultor...
mientras el sol se pone en la calle de Segovia.


Fotos: Carlos Osorio.







2 comentarios:

antonioiraizoz dijo...

Extraordinadio relato. Pura poesía. Y fotos a la altura, en particular la tercera, ya la quisiera un Bergman.
Felicidades y buena Semana Santa.
Abrazos

el osorio dijo...

Abrazos, Antonio.