domingo, 10 de marzo de 2013

El Independentismo y Cataluña



Siempre me han parecido peligrosos los independentismos porque son territorios donde gobierna la pasión y se arrincona a la razón.
Siempre he pensado que es una suerte vivir en Madrid, una ciudad abierta donde no hay que demostrar a todas horas un pedigrí y donde cualquiera puede ser madrileño. Eso enriquece y da vida a esta ciudad.
Sin embargo, no soy chauvinista, no creo que mi ciudad sea la mejor, ni pienso que sea mejor que otras. Por poner un ejemplo, no me parece más interesante Madrid que Barcelona.
Me gusta conocer otras ciudades, otros territorios. Siempre he tenido un gran interés y un gran respeto por la lengua y la cultura de los pueblos, aunque no comparta las ensoñaciones nacionalistas de algunos.
Me gusta Cataluña, me gusta la gente de esta tierra, tengo a muchos pintores catalanes entre mis favoritos (Ramón Casas, Joaquim Mir...) y cada día me sorprendo más con la exquisita gastronomía de esta tierra.
Pero me van a permitir que dude de la propuesta independentista como algo positivo.
Basta dar un repaso a la historia reciente para ver que los recientes independentismos, allá donde han triunfado, han creado en general más problemas de los que había anteriormente.
Basta conocer la trayectoria de la mayoría de los países que se han creado en el mundo en las últimas décadas para entender por qué digo lo que digo. Pongo como ejemplo las nuevas repúblicas ex-soviéticas: desde la independencia, prácticamente todas ellas han perdido población y han perdido riqueza.
En el caso del independentismo en Cataluña, aunque no es mayoritario ni creo que lo llegue a ser, me preocupa la labor de algunos dirigentes nacionalistas que desde el poder local se han dedicado a inculcar a las nuevas generaciones un odio soterrado y una visión tergiversada de la historia de España. 
Visitar el Museo Nacional de Historia de Cataluña, en Barcelona, es quedarse asombrado ante la desfachatez con que se puede llegar a manipular la historia
Ni Felipe IV, ni Felipe V, ni Franco fueron  peores con los catalanes que con el resto de los españoles, salvo episodios muy concretos.
Claro que, ¿qué se puede esperar de una clase política tan mediocre como la que gobierna hoy en Cataluña?
Cuando pienso que esos "patriotas" que presuntamente cobran comisiones y tienen cuentas en Suiza, y esos socios de gobierno que impiden con sus votos que se investiguen los casos de corrupción son los que pretenden liderar el camino hacia la independencia, me echo a temblar.
No solo por el destino de los catalanes, a quienes verdaderamente aprecio, sino porque tras la posible ruina de Cataluña vendría detrás la ruina de España.
Un país que es de los más viejos del mundo, con 500 años de historia común, no se puede deshacer así como así, por el capricho de unos caciques iluminados.
El camino reduccionista siempre lleva a perder.
El camino de sumar gentes y aunar esfuerzos es el que lleva a ganar.
Permítanme que brinde con cava catalán por la prosperidad de Cataluña y de Espanya.




10 comentarios:

antonioiraizoz dijo...

Me uno al brindis, Carlos. Chin-chin.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Los nacionalismos guardan peligrosas semejanzas con el nazismo éso me parece. Y ahora que en pleno S.XXI estamos inmersos en el tema de la globalización, resulta que en este país aplicamos el mensaje de cara al exterior (qué de aperturismo con lo de fuera),pero de cara a España que triunfe la disgregación, el micro-regionalismo, el provincianismo cerrado y castrador culturalmente.
Un saludo.

Alfonso Pozuelo dijo...

Copio y pego un texto tuyo
"En este país hay mucha gente honrada y valiosa que trabaja duro cada día en pro de una sociedad mejor y no es justo que el protagonismo se lo lleven unos pocos desgraciados a los que muy raramente se les da el tratamiento que merecen"
Es de otro post pero vale tambien para este.
Saludos

Guerra Esetena dijo...

Buena reflexión. La comparto cien por cien. Un abrazo, Jesús

el osorio dijo...

Chin-chin, Antonio.
Hola, Anónimo, tienes razón, este país que ha dado siempre lo mejor de sí mismo cuando ha sido universal, enferma a menudo de provincianismo.
Hola, Alfonso, gracias por citarme a mí mismo. Ya que los informativos se empeñan en regalar sus portadas a los corruptos, tendremos que ser los blogueros quienes recordemos que mucha gente honrada trabaja por nuestro país.
Un abrazo, Jesús.

lucía dijo...

Soy madrileña pero estudio en barcelona, y no podría estar más de acuerdo contigo.

el osorio dijo...

Gracias, Lucía, tengo amigos en Cataluña que tienen reparos para opinar sobre este tema por miedo a ser tachados de anti-catalanes, es el círculo vicioso de todo nacionalismo, que acaba siendo excluyente.

Jordi Martinez dijo...

Suerte tienes que no tener que aguantarlos. Lo jodido es que estos nacionalistas que van provocando a los demás luego se quejan cuando les dicen algo. Menos mal que por aqui tenemos el programa de humor "Polonia", donde hicieron un gag en el que hacian referencia al poster de la campaña electoral que incluyes en este post en el que el personaje de Oriol Pujol dice que Artur Mas estaba con los brazos abiertos porque tenia los sobacos irritados después de habérselos depilado :DD

el osorio dijo...

Saludos, Jordi. A mí me olía raro todo este asunto del independentismo por via de urgencia, ahora sé que el olor tenía que ver con el alzamiento de brazos de Artur.

Enric Archivell dijo...

Saludos de un catalán que ahora vive en Malasaña, de acuerdo contigo en todo. Felicidades por el libro, me ha encantado.